sábado, 8 de noviembre de 2008

Experimentando

Haciendo ayer la masa para un bizcocho de limón, se me ocurrió que en lugar de ponerlo en el molde de siempre, podía hacer porciones individuales con moldes de magdalena, y este fue el resultado. Luego los decoré con chocolate.


La verdad es que a mi visita de por la tarde le encantó y me cogió la idea. Para ser sinceros la receta del bizcocho era suya, yo solo puse la presentación.


Os enseño unos cuantos para que veáis como me quedaron, y no solo los bonitos, sino unos cuantos que se derramaron durante la cocción también. Estos últimos los decoré con caritas (para Halloween hubiesen quedado genial).



2 comentarios:

janil dijo...

jajajajaj! A esto le llamo yo tener recurrsos!

Gilda dijo...

Eto da sustico...pero tiene que estar rico, rico. ñam ñam.